¿Cómo manifiesta mi hijo sus conflictos internos?

Los niños más pequeños, hasta los seis años aproximadamente, no tienden a compartir verbalmente con los adultos sus conflictos internos, aunque los tengan. En cambio, si manifiestan o los comunican sus conflictos a través del inconsciente. Por lo tanto, como padres o maestros, es de suma importancia aprender a interpretar su inconsciente y su lenguaje, que los niños ofrecen para dar a conocer lo que sucede en su mundo interno. El inconsciente se manifiesta a nivel simbólico, a través de sus dibujos, el juego, los sueños o la sintomatología tanto física como psicológica.

¿Qué es el inconsciente?

El Inconsciente, como bien Sigmund Freud difundió, hace referencia a la parte de nuestra psique que no se puede apreciar a simple vista, es decir, que no se ve o entiende pero que en cambio es la gran responsable de nuestros actos, conductas, acciones, así como la toma de las decisiones. A nivel simbólico Freud, habla de la psique humana como un gran iceberg, donde podemos ver la punta, que haría referencia a la parte consciente, pero no la parte inconsciente que haría referencia a todo el hielo que está debajo del agua.

¿El inconsciente predomina en los niños pequeños?

Podemos apreciar, que los niños más pequeños hasta los seis años aproximadamente, no han desarrollado plenamente la parte más mental o lo que podemos denominar el consciente. En cambio, actúan desde su mundo emocional, lo femenino, lo inconsciente siendo espontáneos y expresando aquello que piensan o sienten sin haber pasado esa información por el filtro de la mente. A medida que van haciéndose más mayores, van desarrollando con más fuerza el hemisferio izquierdo, lo masculino o consciente. Es por ello, por lo que los más pequeños no pueden darnos una explicación lógica de lo que les sucede, pero si emocional o inconsciente, a la espera a que los adultos seamos capaces de entender, comprender o poner nombre a sus emociones, educándoles así y ayudándoles a desarrollar la Inteligencia Emocional.

¿Cómo reflejan los niños sus conflictos internos?

Son múltiples las formas que tienen los niños de expresar sus conflictos. Aunque parece que no pueden expresar verbalmente su mundo interior y sus problemas en realidad lo hacen y además lo hacen de forma constante. Quizá sea el adulto quien no comprenda las señales del niño. Es por lo tanto responsabilidad del adulto el poder interpretar las señales inconscientes que el niño ofrece. Por ejemplo a través de un dibujo, puede mostrar cómo es su mundo interno como un espejo de su psique, si está triste, contento, si está pasando por un mal momento o por ejemplo conflictos mayores como indicadores que podrían parecer estar relacionados con un abuso sexual, una depresión o el acoso escolar que está sufriendo. También pueden expresar los problemas a través del juego. En muchas ocasiones, los niños realizan un intento de reproducir aquello que les preocupa o lo que les genera un malestar para intentar resolverlo y así poder alcanzar un equilibrio interno. Si no se soluciona, le generará un conflicto mayor posteriormente en la adolescencia o en la edad adulta.

¿Qué debemos tener en cuenta en los dibujos de los niños?

Es de suma importancia prestarle atenciónal impacto emocional del dibujo en el adulto, podría ser un buen termómetro para medir el conflicto interno de nuestro hijo. Los dibujos que reflejan conflictos, nos llamarán la atención, los identificaremos inmediatamente como algo extraño o inusual. Los dibujos realizados con colores oscuros y especialmente el negro o el rojo pueden hacer saltar esas alarmas de alerta, al igual que por ejemplo sangre, agresividad, conductas sexualizadas, etc. Nunca se deben interpretar los dibujos independientemente y un dibujo no es suficiente para poder sacar conclusiones. No obstante, es importante prestarles atención dado que pueden reflejar los conflictos existentes. También debemos preguntarle siempre qué ha dibujado, el por qué, entender muy bien el dibujo desde su punto de vista sumergiéndonos en su realidad.

¿Cómo se reflejan los conflictos a través del juego?

A través del juego, el niño escenifica aquello que le preocupa, teme o hechos traumáticos que le están afectando en el presente. Es también frecuente que el niño intente resolver esos bloqueos internos o hechos traumáticos buscando solucionarlos a través de las herramientas que tiene y una de ellas es el juego. A través del juego, los niños generan una oportunidad de sanación. En otras ocasiones, simplemente están reproduciendo cómo han actuado con ellos, reproduciendo escenas que ellos mismos han vivido con sus padres, profesores, etc. Si las conductas son agresivas, si el niño durante el juego se siente desbordado emocionalmente, se pone a llorar o deja de jugar bruscamente podría haber presenciado un conflicto que el niño no consigue elaborar y por ello deberíamos darle la oportunidad de solucionarlo a través de una terapia infantil antes de que ese conflicto se haga cada vez mayor.

¿Qué reflejan los sueños de nuestros hijos?

Al igual que para los adultos, en los niños, los sueños tienen una función básica, puesto que reflejan a nivel simbólico mensajes de nuestro inconsciente. Recodemos, que el lenguaje del inconsciente se manifiesta a través de símbolos. Es altamente recomendable preguntarles a los niños por sus sueños, incluso pueden llevar un pequeño diario o dibujarlos. Debemos preguntarles qué han soñado o cuál ha sido el sentimiento al despertarse. Los sueños repetitivos, recurrentes o las pesadillas pueden hablarnos de bloqueos. El sentimiento del niño al despertar es un indicador muy importante y revelador dado que ese sueño puede estar mostrando el origen de su angustia, miedos o preocupaciones. Podemos intentar analizar los sueños de los niños, para obtener una información necesaria, que nos puede ayudar a descifrar qué le está ocurriendo en la actualidad. Si no manejamos el lenguaje del inconsciente es recomendable aprender las nociones básicas.

¿Cómo su conducta nos refleja los conflictos?

A través de la conducta, podemos tener indicadores de lo que le sucede a nuestro hijo dado que es una de las formas que tiene de expresar y de manifestar lo que le sucede. Por ejemplo las rabietas desmedidas, el llanto constante, las peleas, la conducta de pegar o el oposicionismo, la tristeza, la timidez extrema solo son algunos de los ejemplos. Si analizamos el por qué de su conducta, cuándo reacciona de esa forma, con quién reacciona de forma agresiva o violenta podemos obtener muchas pistas de lo que le sucede al niño a nivel interno. Debemos analizar las conductas conflictivas en el colegio, durante la interacción con otros niños, profesores, en casa con los hermanos o padres para poder tener una perspectiva global.

¿Cómo es la sintomatología es un reflejo de los desequilibrios psíquicos?

La sintomatología física, es la expresión externa de un conflicto interno o psicológico. Cuando ese conflicto se resuelve, el síntoma se elimina, dado que el cuerpo ya no necesita mostrar el conflicto. El inconsciente también nos habla a través del cuerpo, siendo así el cuerpo un espejo de la psique. Es importante interpretar los síntomas de nuestros hijos para entender qué está sucediendo internamente. Además los niños, hasta cierta edad, están ligados al campo emocional de los padres y pueden estar somatizando sus problemas, del vínculo entre ambos y es por ello por lo que es de suma importancia analizar a nivel holístico o global el sistema familiar y qué es lo que está manifestando el niño a través de su enfermedad o su síntoma en un momento dado.

A través de problemáticas que podríamos considerar como psicológicas, el niño también escenifica sus conflictos internos. La ansiedad, las fobias, la hiperactividad, el déficit de atención, la eneuresis o ecopresis o depresión infantil o el trastorno oposicionista son solo algunas de las formas a través de las cuales los niños muestran la existencia de un problema interno que hay que resolver desde el origen. Cada caso habrá de ser estudiarlo en particular para entender qué necesita o manifiesta el niño a través del trastorno. Todos los trastornos son indicadores de la existencia de un conflicto y el síntoma es la forma que tiene la psique de compensar a nivel inconsciente. El niño sanará en la medida en la cual liberare los conflictos internos inconscientes.

Es recomendable, realizar un estudio más detallado si el niño llega a somatizar un problema o se aprecian señales de alerta que puedan poner de manifiesto un posible conflicto interno. Si apreciásemos alguna señal de alerta de conflicto en cualquiera de los ámbitos, es recomendable realizar un análisis para poder identificarlo, sanar y así poder conservar la luz y salud tanto en la niñez como en la edad adulta.

Contacto

Newsletter

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

captcha

Próximos eventos

Noviembre 2017
L M X J V S D
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30